Call For Papers | Dossier | Marx, los marxismos y la cuestión colonial

Convocatoria Volumen 3 • Número 7 • Abril 2022

Dossier

Marx, los marxismos y la cuestión colonial

 

Editores invitados: 

Edgars Martínez Navarrete. Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social - México

Alejandra Ciriza. Universidad Nacional de Cuyo - Argentina

Miguel Mazzeo. Universidad de Buenos Aires - Argentina

Oscar Soto. Universidad Nacional de Cuyo - Argentina

 

Fecha límite de envío: 15 de enero, 2022

Normas editoriales: instrucciones y plantillas  

Método de envío: Consultar checklist

Idiomas aceptados: español, inglés o portugués

Sección General: Convocatoria Permanente

Marx, los marxismos y la cuestión colonial

La “cuestión colonial” en la obra de Karl Marx y en la tradición marxista está lejos de constituir una problemática acabada.  No lo fue a lo largo de la trayectoria intelectual y política de Marx, que recurrentemente fue capaz de reelaborar y afinar sus postulados sobre la situación de los pueblos colonizados y no europeos en el proceso de expansión del capitalismo moderno y no lo es ahora.

Pese las múltiples investigaciones que han sistematizado los planteamientos de Marx sobre la dinámica colonial y el devenir de los pueblos no-europeos, las críticas en torno al supuesto eurocentrismo del pensador alemán y su “monolítica” concepción de la historia, son constantemente renovadas, incluso por “escuelas” de alguna manera vinculadas a la tradición marxista: una gran parte de los estudios decoloniales y poscoloniales son un ejemplo de ello. Pareciera ser que, para tales sectores académicos, el halo cosmopolita y eurocéntrico contenido en obras tempranas como el Manifiesto Comunista (1848) o en los famosos artículos sobre La dominación británica en la India de 1853, configuraran un eje estático y transversal a todo el desarrollo teórico de Marx hasta su vejez.

Es indudable que muchas de estas críticas están fundadas en un desconocimiento de la evolución del pensamiento de Marx. Incluso, una revisión poco detallada de su obra nos permite observar la gran versatilidad que sus ideas fueron adquiriendo con el paso de años, las cuales avanzaron de una defensa “moral” de las naciones colonizadas, a una rotunda crítica de la economía política de carácter anticolonial. Pedro Scaron, en la introducción a los Materiales para la historia de América Latina (1972) identifica las distintas etapas de los postulados de Marx frente al problema colonial y nacional, resaltando las constantes reelaboraciones teóricas a lo largo de su vida. Esto es precisamente lo que Néstor Kohan (2019) denomina como el “rediseño epistémico” de Marx, es decir, la rectificación de ciertas ideas iniciales sobre el problema colonial. Tal ejercicio, no sólo fue afinando su aparato teórico frente a la condición histórica de los pueblos no-europeos, envueltos en el avasallante desarrollo del progreso occidental y su inherente proceso de acumulación de capital, sino que también lo llevó a redefinir el carácter político de su proyecto emancipatorio original. Vemos, entonces, a un Marx militante “sin medias tintas ni ambigüedades, con las rebeldías del mundo periférico, colonial y dependiente” (Kohan, 2019, p.2). La recuperación de un texto inédito como es el Cuaderno de Londres Nº XIV sobre Colonialismo de 1851, por parte de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, constituye un documento relevante en dirección de lo expuesto. Efectivamente hacia el final de su vida, Marx se interesó en cientos de páginas, artículos y cuadernos de notas sobre los problemas de los pueblos de la India, Argelia, América Latina, Rusia, Polonia, China, Persia, entre muchos otros.

Estas investigaciones de Marx -gran parte desconocida e inédita para ese momento- y sus posiciones políticas, sufrieron un duro revés con la avanzada socialdemócrata al interior de la II Internacional. A comienzos del siglo XX, una parte no menor de los intelectuales nucleados en la internacional declaraba su eurocentrismo acérrimo frente al problema colonial, denostando el rol de las naciones oprimidas como obstáculos para el desarrollo del socialismo occidental. No obstante, Lenin y Rosa Luxemburgo sostuvieron una postura radicalmente contraria a tales eurocentrismos y, aunque con diferencias notorias, llevaron adelante el eje estratégico que contemplaba la autodeterminación de las naciones en la construcción revolucionaria de los proyectos socialistas. 

El relato colonial-capitalista ha apuntado, entre otras cosas, a configurar una frontera lineal que desestima -aun hoy- las formaciones sociales periféricas. Para el caso de América Latina, a fines de los años ´60 del siglo pasado, en contextos de efervescencia política, Pablo González Casanova retomaba la noción de colonialismo interno, como marco interpretativo para comprender las contradicciones diacrónicas que explican las opresiones y resistencias de Nuestra América. En la región, la heterogeneidad técnica, institucional y cultural ha coincidido con una estructura de explotación entre grupos materialmente distintos, afectados por la división social, racial y sexual del trabajo, todo lo cual ha otorgado capacidad explicativa a la disputa de clases sociales y la crítica anticolonial que recorre el pensamiento crítico y revolucionario de América Latina, Estados Unidos, África, Europa, Asia y Oceanía.

Esta cuestión resulta trascendental, más aún si se trata de pensar la pluralidad abigarrada de los marxismos latinoamericanos, que en gran medida han sabido escaparle al espejismo trillado de los dogmatismos cortos. Comprender los mil y un marxismos, tal como lo propone Miguel Mazzeo (2018), constituye una invitación al trabajo artesanal de impensar y desaprender un cierto itinerario intelectual y político marxista, entre otras razones, porque la posibilidad de retomar el pensamiento anti-colonial en Marx implica una comprensión de la lucha de clases y de la lucha por la liberación como procesos combinados a nivel internacional e interno.

Por lo anterior, en el presente dossier invitamos a reflexionar, debatir y proponer ideas acerca de la cuestión colonial en la obra de Marx y sobre la utilidad del marxismo para analizar las persistencias coloniales en el Sur Global. Constituye un ejercicio importante recuperar este debate de los cómodos refugios academicistas de corte decolonial y poscolonial, cuestión que amerita repensar el problema desde lecturas rigurosas de Marx y la tradición marxista. Las luchas anticapitalistas del sur remiten intensamente al itinerario originado con el pensador alemán, en tanto la necesidad de una praxis emancipatoria y la congregación de esfuerzos organizativos históricos que buscan la liberación desde las periferias sin caer en localismos nostálgicos, sugieren la vitalidad de un anticolonialismo que pulsa soterrado, pero con ímpetu en las ramificadas arterias del marxismo actual.

Temas especiales de interés

  • Debates e investigaciones actuales sobre los países del sur global en Marx y en la tradición marxista
  • La cuestión nacional y colonial en la obra de Marx y en la tradición marxista
  • El debate “etnológico” y las controversias sobre la noción de comunidad en Marx y en los marxismos
  • Los pueblos sin historia, el problema del Estado, la acumulación de capital y el eurocentrismo en Marx y en los marxismos.
  • Colonialismo interno, mestizaje y el problema de la nación.
  • Marx, América Latina y la acumulación originaria.
  • Raza, clase y género en los países del Sur Global desde la discusión marxista
  • Luchas comunitario-populares, tradiciones políticas y marxismo

Referencias

Kohan, N. (2019). Marxismo, cuestión nacional y problema colonial. XXIII Seminario: Los partidos y una nueva sociedad. Partido del Trabajo

Marx, K., y Engels, F. (1972). Materiales para la historia de América Latina. Cuadernos de Pasado y Presente.

Mazzeo, M. (2018). Marx Populi. Collage para repensar el marxismo. Editorial el perro y la rana/ Editorial El Colectivo.